martes, 24 de enero de 2017

Grabo y estampo (2ª parte: el grabado en hueco)

¿Tenéis vuestra plancha? ¿Y vuestras cuatro estampas? ¿Sí? Pues hoy vamos a continuar trabajando con ellas, pero esta vez, vamos a hacer que, lo que se estampe, sean los huecos. Haremos, pues, un grabado en hueco. No va a quedar perfecto, os lo aseguro. El grabado en hueco es muy difícil, y para hacerlo bien hacen falta una serie de instrumentos bastante caros que, lamentablemente, no tenemos en el instituto. Por eso lo que vamos a hacer nos va a quedar algo sucio. No os preocupéis, yo, en casa, lo he hecho con los materiales de los que podemos disponer en clase y tampoco me ha quedado perfecto.

Lo primero que vamos a hacer va a ser mirar nuestros cuatro grabados, elegir el que más nos guste y reservarlo. Ése se va a quedar tal cual, como un grabado en relieve, y ya. 




Ahora vamos a poner solo témpera negra. La extenderemos cuidadosamente con algo rígido y un poco flexible. Puede ser una tarjeta de plástico (yo he utilizado mi tarjeta de donante de sangre), pero no debe tener microchip, porque no se trata de cargárnosla, así que NO USÉIS VUESTRO DNI, NI LA TARJETA DEL MÉDICO. Con ella extenderemos la témpera por la plancha procurando que entre bien en las líneas. También recogeremos el exceso de pintura e intentaremos que la parte en relieve quede lo más limpia posible. Limpiamos y secamos nuestra tarjeta rápido, que no de tiempo a que se seque la pintura en nuestra plancha.


 
Tras dejar la plancha boca arriba en la mesa, con mucho cuidado, extendemos un folio blanco encima procurando que la plancha quede centrada. Luego, con seguridad y firmeza, pasamos nuestra tarjeta sobre el folio, por la parte en la que está la plancha. Vamos presionando con ella y levantamos el papel. Veremos que las líneas han quedado estampadas. Poned vuestro nombre, apellidos, curso y grupo en este nuevo folio.

Ahora repetimos todo el proceso, pero en lugar de un folio blanco, tenderemos sobre la plancha, procurando que coincida con nuestra primera estampación, uno de los grabados que hicimos el otro día. Así, estamparemos la línea sobre ellos. Estampad al menos dos de ellos, y un máximo de tres. Entregadme las cinco estampas, que valen dos puntitos cada una.


  
¿Os gustan los resultados?






jueves, 19 de enero de 2017

Y así quedaron los retratos con ritmo

Nacho González
Son muchos, muchos de verdad, los trabajos que han quedado estupendos, y eso que sólo me los han entregado tres grupos... bueno, los estudiantes que lo han acabado en plazo de tres grupos. Según me vaya realizando las entregas el resto de clases, iré añadiendo. Pero no puedo ponerlos todos ¡que sois casi doscientos!

La mayoría ha seguido mi sugerencia y ha realizado autorretratos, pero también hay quien ha preferido retratar a algún personaje conocido y admirado o quien, como Santi, ha optado por retratar a otra persona para regalarle el trabajo. Aquí va una selección de los mejores.

Luna Minero

Carlos Sabido

Celia González

María Pérez
Santi Rodríguez

miércoles, 18 de enero de 2017

Grabo y estampo (1ª parte: el grabado en relieve)

¡Hola de nuevo!

Vamos a iniciarnos en el mundo de la estampación. A grandes rasgos, hay dos tipos de grabado: en hueco y en relieve. En clase profundizaremos más en el grabado en relieve, sobre todo, en los linóleos que hacía Picasso. Pero aquí, os voy a poner el paso a paso de nuestro ejercicio.


En esta ocasión, utilizaremos materiales reciclados. Concretamente, bandejas de poliespán, de las que usan algunos comercios parar vender carne o pescado. Nos da igual el tamaño, la forma o el color. Lo primero que haremos, será recortar el fondo, para poder tener una superficie plana con la que trabajar. A esta superficie la llamaremos plancha.


Después haremos un dibujo sencillo, muy sencillo con un bolígrafo, y apretaremos el bolígrafo lo suficiente como para que deje  un surco en nuestra bandeja. Con cuidado, que no la rompamos, pero con la suficiente insistencia como para que quede un surco más bien ancho. De este modo el dibujo quedará grabado, más hundido en el material. Podremos utilizar, y utilizaremos, nuestra plancha tanto para grabar en hueco, como para grabar en relieve. Primero vamos ha realizar un grabado en relieve, lo que significa que nuestras líneas quedarán blancas y se estampará todo lo demás.




Lo primero que haremos, será colocar nuestra plancha centrada y boca abajo sobre 4 folios y marcaremos con un lápiz sus esquinas con un lápiz. Después, con témperas, pintaremos nuestra plancha cuidando de no dejar pegotes. No os preocupéis por pasaros de las líneas, de hecho, quedará mejor si os pasáis. 

Acto seguido antes de que la témpera se seque tenéis que colocar la plancha boca abajo sobre los papeles cuidando que quede centrada, para lo que os podéis ayudar con las marcas de lápiz que habéis hecho antes. Ahora, presionad un poquito sin que la plancha se mueva. Si queda mucha témpera en la plancha, podéis estampar de nuevo. También podéis repintar la plancha y estampar. Al final, os tienen que quedar cuatro estampas que dejaréis secar.



Lavad muy muy bien la plancha. Y guardadla con cuidado, que la vais a necesitar para la siguiente parte. Por cierto, éste es un buen momento para poner vuestro nombre, apellidos curso y grupo en todos los folios que estáis usando.

miércoles, 11 de enero de 2017

Retratos con ritmo (3ª parte)

Por fin llegamos a la última parte de esta lámina: el color.
Ya sabemos cosas del color: gamas fría y cálida, colores complementarios, intensidad... Por eso ya no vale elegir colores al azar o porque "me gusta más". Por eso, tendréis más nota si aplicáis vuestros conocimientos previos sobre el color y si potenciáis el ritmo con él. ¿Cómo se hace eso? Pues ahora os lo explico.

Como veis, he comenzado coloreando mi cara. He escogido dos colores con los que coloreo cada módulo o trozo de módulo que la compone. En aquellas partes en sombra, o más oscuras, he aplicado el color con mayor intensidad.
Luego he cambiado de colores para las cejas y las gafas, pero he continuado aplicando la misma lógica.
Y, por fin, me he lanzado al fondo. Aunque he comenzado con un solo tono, el amarillo, he continuado potenciando el ritmo con el color: por franjas, he completado con marrón o con verde. Así, he sumado un ritmo cromático al ritmo formal previo. Además, he comenzado con el pelo, en el que he decidido degradar colores


El resultado final es este. Solo me he salido de las líneas de los los módulos para sombrear un poquito el cuello del jersey. Colorear esta lámina es laborioso, pero el resultado merece la pena, ¿verdad?

lunes, 9 de enero de 2017

Retratos con ritmo (2ª parte)

¡Hola de nuevo!

Os pongo el paso a paso de lo que hemos explicado (y espero que hecho) en clase. También lo que tenéis que hacer en casa dado que, lamentablemente, no tenemos acceso a las aulas de informática en nuestra hora.

Ya tenemos la cuadrícula. Tenemos que introducir ritmos. Como visteis en la parte teórica, el ritmo en la imagen, al igual que en la música, se compone de secuencias. Dichas secuencias pueden ser de formas, colores, texturas... En este caso las vamos a hacer de formas. Cuanto más os compliquéis, mayor nota tendréis. 

Yo he comenzado con una forma, repitiéndola en diagonal. Luego, he ido añadiendo distintas formas y he ido repitiendo una y otra vez la secuencia de modo lineal. Os recuerdo que no tenéis que hacerlo linealmente, que hay composiciones triangulares, circulares, estrelladas, radiales...
Al final, he conseguido llenar la cuadrícula entera. No lo repaséis con rotulador, y no lo coloreéis.




Ahora viene lo que tenéis que hacer en casa. 
Seleccionad una foto vuestra, sólo de la cara, y ponedla en el ordenador o en la tele. También podéis pegarla en formato papel en una ventana. Colocad sobre ella vuestra lámina y calcad las formas principales. Como el resultado no se verá muy bien, pasad dichas formas a rotulador. Aprovechad y rotulad también los márgenes.



¿Ya está? Pues llevadlo a la próxima clase y no os olvidéis de llevar también lápices de color.